Andrea López

Mi nombre: Andrea López, mi edad: 35, mi historia: digna de contarse… cuando la vida pone encrucijadas, desafíos uno intenta de cualquier forma sobrellevarlos, con trabajo, con fe, con esperanza, pero cuando se presenta una enfermedad en forma inesperada, siendo tan joven y con una hija que depende de uno el mundo parece desaparecer antes de poder asumir la realidad de una enfermedad que mata personas a diario. Lo primero que me dijeron era que el estado de ánimo debía permanecer arriba, estar tranquila, estable, ¿Cómo podría ser eso?…si la información de tener el cáncer de tiroides fue muy rápida y más rápido aun la necesidad y urgencia de operarse, la falta de presupuesto, la inseguridad del futuro, el dolor de los exámenes previos, todo en menos de un mes…casi misión imposible…
Pero el apoyo de los amigos y de la familia fue lo mejor que me pudo pasar. Dentro de ellos alguien especial como Francisco, quien me ofreció esa ayuda a la cual estaba acostumbrada por que el es así, lleno de amor y de fe para sus pacientes y amigos. Entre tanto correr, exámenes, médicos, angustias comencé mi tratamiento con él, largas horas de trabajo, varias veces por semana, aun los recuerdos como si fuera ayer, una energía incomparable, el calor en mi cuello que duraba casi dos horas, pero lo mejor… los resultados, mi excelente estado de ánimo antes, durante y después de la operación, mi gran energía, el sentir en forma de energía la compañía y el apoyo de él, que gracias a todo lo que hizo no tuve que ocupar morfina después de mi operación, que me dieron el alta antes de tiempo, que mi operación duro poquito, pero sin duda lo más fuerte, potente, increíble y hasta milagroso que fue como lo denomine yo…fue que el médico hasta el día de hoy con exámenes en mano no entiende como disminuyo el tamaño de los nódulos casi 3 mm.
Solo una explicación, solo una respuesta para mi…ángel Francisco, sus manos privilegiadas y su gran capacidad de servir a las personas, solamente agradecerle a él su incomparable ayuda desinteresada y con tanto profesionalismo y sentimiento real, a mis padres y amigos el apoyo incondicional y a Dios… hoy estoy viva, todo paso y de la mejor forma en la que se puede asumir algo como esto…
Ahora solo disfrutar de la vida y de los seres que amas!!!!

Desarrollado por Websmart